Inicio Cultura Las Setas de la Encarnación

Las Setas de la Encarnación

44

setas

Así es como se llama popularmente al Metropol Parasol situado en el centro de Sevilla. Esta estructura, diseñada por el arquitecto berlinés Jürguen Mayer provocó una enorme controversia durante su construcción. El incremento de su coste, que casi dobló el presupuesto inicial debido a algunos imprevistos durante la construcción del imponente edificio, fue duramente criticado por los sevillanos. La extraña estructura que fue creciendo en Sevilla durante casi 10 años como si se tratara de un gigantesco hongo o de una fantástica nave espacial (en serio, mis amigos y yo pensábamos que habían construido un aparcamiento para el Halcón Milenario en La Encarnación), hizo que más de un sevillano se llevara las manos a la cabeza.

Mi sincera opinión es que Las Setas es una increíble obra de arte que no deja a nadie indiferente. Es imposible pasar por allí sin elevar la mirada hacia la flotante nube de esporas amarillas, notar la potente luz andaluza filtrada y suavizada por este techo artificial y entrever los trozos de cielo azul intenso. Las Setas no solo es una magnífica pieza de magia arquitectónica (que por cierto quedó finalista en el afamado premio de arquitectura Mies Van der Rohe), es una experiencia multisensorial.

seta3

 

Impopularidad del arte nuevo

Ortega y Gasset, hablando sobre las Vanguardias artísticas en La deshumanización del arte auguró erróneamente el fracaso de éstas: “ Entonces tendremos un objeto que sólo puede ser percibido por quien posea ese don peculiar de la sensibilidad artística. Será un arte para artistas, y no para la masa de los hombres; será un arte de casta y no demótico.”

Ortega se equivocó profundamente con esta aserción ya que con el paso del tiempo, las vanguardias se han convertido en un elemento más de la cultura popular y en la casa de cualquiera (no solo artistas o intelectuales) puede colgar una reproducción de Kandinsky, Miró o Picasso sin que nadie se escandalice.

Y donde quiero llegar con esto es a la idea de que lo nuevo y chocante puede que al principio no guste a todos. El cambio y el asombro pueden ser molestos inicialmente. Pero cuando una obra goza de una calidad exquisita e inherente, el público terminará apreciándola.

Así que nada, bravo por Jürgen Mayers. Y si costó mucho, pues muy bien. Todo dinero que se gaste en arte me parece dinero bien gastado.

seta2

ARTÍCULOS SIMILARES

41

43